/
 

La tradición de las alfombras de guerra se origina en Afganistán durante la ocupación soviética en la década de los 80. La iconografía de la guerra pasa a formar parte de la ornamentación de las alfombras como cualquier otra referencia de la vida afgana que se venía representando hasta entonces. Lo fascinante de estas piezas es que las tejen mujeres recluidas en sus casas, y que la interpretación que hacen sobre hechos concretos de la guerra se transfigura según el punto de vista de la mujer que la teje.

Publicado el 08/05/2017

 

‘Tip of the Week’ es una recomendación
semanal de cosas que nos gustan.