/
 

En las Ramblas de Barcelona destaca un edificio muy singular: la Casa Bruno Cuadros. En el año 1883, el arquitecto Josep Vilaseca se encargó de la reforma de la Casa y de la tienda de paraguas que había en los bajos del edificio. Se proyectó con un estilo orientalista, con referencias chinas y egípcias muy relacionadas con el modernismo por el colorido y la delicadeza de sus formas. El dragón chino de hierro forjado que sobresale de la fachada y los elementos florales compuestos de paraguas sirven como un singular reclamo de la tienda.

Publicado el 09/10/2017

 

‘Tip of the Week’ es una recomendación
semanal de cosas que nos gustan.