/
 

La artista Georgia O’Keefe vivió prácticamente sus últimos 40 años de vida en dos ranchos en New Mexico, The Ghost Ranch y Abiquiú, buscando la soledad y el contacto directo con la naturaleza. Sin teléfono y con un generador de electricidad autónomo, su trabajo en este periodo está muy marcado por los paisajes casi irreales del desierto. Los interiores de sus casas pueden considerarse parte de su obra: una mezcla entre el minimalismo zen, la pureza del racionalismo y el carácter de ese mismo paisaje que las rodeaba.

Publicado el 29/10/2018

 

‘Tip of the Week’ es una recomendación
semanal de cosas que nos gustan.